Caja de las Preocupaciones del Monstro Come-Problemas
Ansiedad,  Controlar la Ira,  Emociones,  Manualidades

Caja de las Preocupaciones para Niños: «Aparcamos» los Problemas

Caja de las preocupaciones para Niños: en este artículo explicaremos qué es una caja de las preocupaciones, por qué funciona y cuál podría ser la mejor opción para tu hijo.

¿Qué es una caja de las preocupaciones?

Una «caja de las preocupaciones» es un lugar para guardar esos sentimientos que pueden abrumar al niño.

Otro nombre que recibe esta herramienta es » caja de los sentimientos».

También es posible que hayas encontrado variaciones de este mismo concepto, como los «frascos o tarros de las preocupaciones».

Todos ellos funcionan de la misma manera.

Cuando surjen pensamientos de preocupación o frustración, el niño (o un adulto, si el niño necesita ayuda) puede escribirlos en una hoja de papel y guardarlos en su caja de preocupaciones (o en el contenedor que elija).

¿Cómo funciona una caja de sentimientos?

Una caja de los sentimientos o de las preocupaciones es una útil herramienta de afrontamiento, ya que permite a los niños:

  • Expresar sus sentimientos escribiéndolos en un papel (también pueden hacer un dibujo, o puedes ayudarlos a escribirlo)
  • Tomar el control de la situación.
    Dejan de lado esos sentimientos, por lo que están tomando el control de sus emociones.
  • «Aparcar» emociones que tal vez no pueda afrontar en el momento presente hasta que estén listos para gestionarlos.
    Cuando se sientan mejor, pueden volver a la caja y decidir:

    • Enfrentar o abordar la situación
    • Pedir ayuda
    • Aceptar us emociones y seguir adelante
  • Dejar que los sentimientos se vayan.
    A veces, no hay nada que podamos hacer con respecto a las situaciones o eventos que desencadenan nuestras emociones. En esos casos, puede ser mejor aceptar esos sentimientos y dejarlos ir.

Los niños que se preocupan con frecuencia pueden usar esta herramienta junto con la estrategia «Tiempo de preocupación».

El «tiempo de preocupación» es un momento del día que asignas para pensar y hablar sobre las preocupaciones.

El resto del tiempo, necesitan pensar en algo diferente.

Esto no es fácil de hacer cuando te sientes preocupado por algo.

Pedirle que deje de pensar en ello puede incluso hacer que se concentre más en las preocupaciones.

Pueden sentir que es un «asunto pendiente» o pueden preocuparse de que se olviden de ello.

Una caja de preocupaciones es muy útil en esta situación. El niño sabe que puede volver más tarde a su caja y enfrentarse al problema, por lo que es más fácil dejar ir las preocupaciones por el momento.

Ejemplos de Cajas de Preocupaciones

Hay dos formas diferentes de abordar el concepto de la caja de preocupaciones:

  • la caja de preocupaciones imaginaria
  • una caja real (física)

Cada uno de ellos tiene sus pros y sus contras, pueden requerir haber adquirido ciertas de habilidades y cada tipo de caja puede funcionar mejor en diferentes contextos.

Exploremos estas dos opciones.

Una Caja de Preocupaciones Imaginaria

Esto puede funcionar bien si tu hijo o alumno es capaz de usar su imaginación y visualizar el concepto de una caja de preocupaciones.

También puede ser útil cuando estáis fuera de casa o de la escuela y el niño no puede tener una caja física en ese momento.

Este es un ejemplo de cómo podemos explicarlo:

A veces, cuando nos sentimos preocupados, frustrados o abrumados, puede ayudarnos guardar nuestros problemas.
Imagina que tienes una caja imaginaria en tu mente. La llamaremos su caja de preocupaciones.
¿Puedes verla?
¿Es grande o pequeña? ¿Nueva o vieja? ¿De qué color es? ¿Tiene cerradura?
Ahora, pensemos en las cosas que te están molestando.
Vamos a abrir la tapa de nuestra caja y vamos a guardar todos esos pensamientos.
Podemos hacer lo que queramos con esos pensamientos. Podemos volver más tarde y ocuparnos de ellos. O podemos simplemente dejarlos allí y no volver a preocuparnos por ellos.

Una Caja de Preocupaciones (Física)

A algunos niños les puede resultar difícil usar técnicas de visualización y se beneficiarán de poder usar una caja real.

Usar una caja real y escribir sus problemas en papel también ayuda a convertir algo intangible en algo que realmente puedan tocar, trabajar y controlar.

Compartiremos un tutorial para una divertida caja de preocupaciones de monstruos en la siguiente sección, pero esta técnica es igualmente efectiva con cualquier caja que puedas encontrar en la casa.

También puedes usar un frasco, un sobre o cualquier recipiente que sirva para el mismo propósito de guardar las preocupaciones.

Cuando nosotros empezamos a usar esta herramienta, reciclamos una pequeña caja negra que tenía en la casa (imagen de abajo).

un ejemplo de caja de preocupaciones con una caja negra reciclada

 

A menudo lo usamos para «aparcar»:

  • Problemas que no podemos controlar
  • Pequeñas molestias que nos frustran

Este es un ejemplo de cómo explicársele al niño la actividad de la caja de las preocupaciones:

Vamos a escribir lo que te preocupa (o molesta) en este momento.
No necesitamos hacer nada al respecto ahora.
Lo guardaremos en nuestra caja de preocupaciones y tu decidirás si necesitas volver al problema más tarde o no.
Si decides volver a este pensamiento, es posible que busquemos formas de resolver este problema.
También podemos decidir simplemente aceptarlo.
Mientras está en la caja de preocupaciones, no puede molestarte.

Caja de las Preocupaciones del «Monstruo Come-Problemas»

Caja de las Preocupaciones del Montruo Come-Problemas

Como os comentaba en la sección anterior, este tipo de herramienta funciona con cualquier contenedor que tengáis por casa (frascos, cajas, sobres). Lo importante el el proceso de escribir (o dibujar) el problema para después aparcarlo.

Sin embargo, si os apetece realizar una actividad divertida os comparto el ejemplo de la Caja del Monstro Come-Problemas.

A continuación os dejo un video para mostraros cómo preparar esta caja de las preocupaciones tan «monstruosa» y divertida.

La Caja del Monstruo Come-Problemas:

¿Qué os ha parecido?

Lecturas relacionadas:

Un comentario

  • Manuel

    Sensacional y maravilloso. Porque es un ejemplo muy práctico para incluir en mi concepto de Psicología Preventiva Individual (la que se conoce más es la Comunitaria).
    Y es aplicable a la infancia para acompañar a los niños en su crecimiento y en su maduración psicológica, para que aprendan jugando a discernir emociones y conductas.
    Además esta muy bien implementado con el video. Sencillo, factible, económico. Se incluye como juego para construirlo papás y mamás con niños y niñas.

    ¡¡ Muchísmas gracias !!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.