Niño Enfadado_Como identificar las causas
Comportamiento

Análisis A-B-C: ¿Por qué se porta mal mi hijo?

Resumen de contenido: que és un análisis A-B-C y cómo hacer un registro de datos que proporciona información sobre las causas del comportamiento disruptivo del niño para utilizar en la posterior intervención conductual.

Juguetes que desaparecen por el inodoro. Libros rotos.  Muñecas destrozadas. Rabietas cuya causa desconocemos.

¿Alguna vez habéis estado tan desesperados con los problemas de comportamiento de vuestro hijo que os habéis planteado recurrir a la ayuda de un profesional?

Si es así, seguramente regresaréis de la consulta del psicólogo o vuestro médico con el encargo de  “hacer los deberes”.

Armados con lápiz y papel, tendréis que prepararos para realizar una toma de datos más sistemática que permita a vuestro psicólogo comprender mejor la situación y adecuar las recomendaciones a vuestro caso concreto.

Aunque la entrevista con los padres puede proporcionar muchísima información valiosa, una aproximación más sistemática ayudará a la formulación de hipótesis sobre las causas de la conducta y los factores que pueden estar perpetuándola.

Uno de los métodos de observación sistemática más habituales es el análisis A-B-C o registro A-B-C.

Si trabajáis con un terapeuta en casa, será el profesional el que realice la observación. Pero es más probable que seáis vosotros los que la realicéis y presentéis los resultados a vuestro psicólogo.

¿Que es el Análisis A-B-C?

Un registro A-B-C es una herramienta de observación directa utilizada para recopilar información sobre comportamientos que tienen lugar en un determinado entorno (clase, hogar, calle).

Las siglas A-B-C representan los siguientes conceptos:

  • A = antecedente (lo que sucede antes de que comience el episodio)
  • B = comportamiento (¿qué hace el niño?) (la letra B viene de la palabra en inglés “behavior”/”behaviour” que significa comportamiento)
  • C = consecuencia (lo que sucede después del comportamiento)

El modelo de conducta A-B-C sugiere que la conducta (B) esta influida por:

  • los antecedentes (A) o sucesos preceden a una conducta
  • las consecuencias (C) o sucesos que siguen inmediatamente, y que fortalecen o debilitan esa conducta.

Por tanto, el resultado de esta observación debería ser una mayor claridad en dos datos importantes:

  • Comprender qué puede estar causando el comportamiento
  • Comprender qué factores afectan su repetición. Las consecuencias de la acción de su hijo (que es lo que tú u otro miembro de la familia hacen) pueden estar perpetuando estos comportamientos.

Sin embargo, tenemos que dejar algo claro. Esta información permitirá al profesional realizar una hipótesis. Pero este tipo de herramienta le proporcionará lo que se denomina una “correlación”, no una “causa”

Este es un ejemplo de hoja de registro A-B-C o análisis A-B-C:

hoja de registro de análisis a-b-c-

¿Cómo Realizar un Registro de Datos A-B-C?

Se deberá registrar la información con cierto nivel de detalle:

A = Antecedente.

  • ¿Dónde estaba el niño?
  • ¿Quién estaba en la sala?
  • ¿Qué estaba haciendo cada persona en la situación (hermano, hermana, padres o quien estaba allí)
  • ¿Hubo una demanda específica (se le pidió que hiciese algo)?

B = comportamiento

¿Que pasó exactamente? Registre todo, no solo «mal comportamiento», sino los comportamientos muy específicos que tuvieron lugar:

  • Vocalizaciones (por ejemplo, hablaron muy alto, gritaron)
  • Agresión verbal (por ejemplo, insultar)
  • Agresión física (por ejemplo, golpear, patear)
  • Comportamiento auto-lesivo (por ejemplo, golpearse la cabeza, morderse a sí mismo)

C = Consecuencia

Lo que sucedió inmediatamente después de que el niño tuviese un comportamiento desafiante.

  • ¿Qué hicieron todos en la sala?
  • ¿Tu hijo recibió vuestra atención? ( aclaración: incluso si le hablamos para decir que lo ha hecho mal, estamos dándole nuestra atención)
  • ¿Tu hijo consiguió lo que quería?
  • ¿Se las arregló para detener una actividad o una situación que estaba sucediendo?
  • ¿Qué hiciste y dijiste, y la misma información para todos los demás presentes en el momento del incidente?

¿Por qué son tan Importantes los Registros de Análisis A-B-C en la Evaluación Funcional de la Conducta?

Resumiendo lo que hemos leído hasta ahora, los registros de toma de datos para realizar un análisis A-B-C son importantes porque:

  • Permiten formar hipótesis sobre las causas de los comportamientos
  • Proporcionan información específica y medible.
  • Proporcionan información objetiva, no basada en su memoria o percepciones

Y, lo que voy a apuntar a continuación es una observación personal, pero creo que muchos padres lo llegaréis a experimentar:

  • Te hace sentir en control. Cuando realizáis un seguimiento del comportamiento, no solo estáis sufriendo la situación. Estáis también tomando control de la situación, al recopilar información importante que os ayudará a vosotros y a vuestro psicólogo a tomar decisiones basadas en las características específicas de vuestro caso.

 

Por último, permitidme terminar este artículo enfatizando que nada de lo que se lee en Internet o en un libro puede sustituir la búsqueda de apoyo profesional. Si os enfrentáis a una situación de comportamiento desafiante grave en casa, debéis consultar con vuestro especialista.

Otros recursos interesantes:

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

shares